Texto del actor Roberto Sosa para #LosVisiblesInvisibles Parte 1

La misión del artista es echar luz sobre las tinieblas del ser humano.

 Schumann

Los Visibles Invisibles es un oxímoron que ya en si mismo provoca a la contradicción de los sentidos y de la vida, la imagen desprovista de mirada, lo invisible visible, el frío cobijo.

Hay momentos en que la vida parece muy oscura y muy complicada, momentos de mucha desilusión, de mucha frustración. Pero que no son ciertos.

Lo relevante y lo importante de esto es seguir adelante buscando con ilusión nuestros sueños y nuestras metas, practicando valores, practicando principios y tarde o temprano las cosas van a salir bien.

No nos desmayemos, no nos desmantelemos por la conducta de otros seres humanos, por los hechos de otros seres humanos, lo que nos corresponde es ser fieles y honestos con nosotros mismos. La gente que vive en la calle ha experimentado la vida.

Los Visibles Invisibles… un proyecto de largo aliento, así decidió Sandra Monroy, titular. Ésta, no diría yo muestra fotográfica, pues va mucho más allá de ello, en el momento en que cada fotografía la respalda una historia, una vida. Ella decide lanzarse a la calle a partir de un punto de quiebre y levantarse luego de una seria lesión en la columna, decide convertirlo en leit motiv para levantarse del dolor, de la sujeción que le implicaba la postración en cama, quería comprobarse a si misma que podía sostenerse y confirmar si valía la pena levantarse. Pero los personajes a los que sale a retratar no se hacen estas preguntas, no se preguntan si deben levantarse y salir a la calle, porque viven en la calle o la calle vive en ellos.

“Su mundo tan extraño al mío”, dice Sandra.

Cuando los vemos niños decimos “pobrecitos”… ya grandes, provocan rechazo, nos dice el Dr. Arturo Ortiz, quien sería su tutor, su llave maestra que le permitiría entrar a una de las tantas realidades de nuestro país, en donde el olor a meados, la basura orgánica y la caca de perro y la humana son el aroma del aquí y del ahora, son el marco escenográfico y con textual del narcotráfico, la homosexualidad, la trata de blancas, las violaciones a hombres, mujeres y/o niños, niñas o niñoas.

Un contexto al que debes llegar con empatía, mirando a los ojos, respetuoso y siendo responsable.

Callejones, esquinas y barrios a donde no puedes llegar en búsqueda de “algo”, pues nada tienen pero todo dan, así lo confirma el compita en una imagen en que no sabemos si la flor que lleva en la mano la entrega a la niña o la niña a él… no puedes llegar en la búsqueda de alguien pues quien ayer estuvo no sabes si hoy estará, la población de calle es ambulante, así son lo modos y costumbres, ayer/ hoy estás… hoy/ mañana te bañaron en petróleo y prendieron fuego, te moriste de una sobredosis o terminaste en el tutelar, en el psiquiátrico, en el anexo o en la fosa común porque nadie te va a reclamar, para ello tendrías que tener un registro y según dicen “los que saben” aquí 8 de cada 10 no cuentan con acta de nacimiento… para qué… en la calle no tienen validez esos títulos de nobleza.

A %d blogueros les gusta esto: