Veracruz, un escándalo electoral

Al respecto…

Por Alejandro Aguirre Guerrero

Veracruz, un escándalo electoral

Si no es Eva Cadena es la cuñada de Andrés Manuel López Obrador; si no es Javier Duarte es Karime Macías; si no son las declaraciones de Miguel Yunes son las del líder de Morena; si no es un desafuero frustrado es un amparo contra alguna detención; si no es Chana es Juana; sea como sea, de un lado o de otro, los buenos escándalos electorales están en Veracruz.

No hay mejor época para escandalizar que aquella cuando se disputa el voto. Una denuncia dirigida sabe y funciona mejor en época de elecciones; nunca será lo mismo un desafuero negado cuando se pelea por ganar la mayoría en las urnas; siempre será más valiosa una cuñada de AMLO evidenciada antes del 4 junio que en otra fecha.

No es coincidencia que en plena temporada electoral quiten el nombre de “Karime Macías Tubilla” a una clínica en su natal Coatzacoalcos. Tampoco es fortuito que los videos de Eva Cadena hayan aparecido días antes de arrancar las campañas en Veracruz.

La tierra de Javier Duarte es más escandalosa desde que apareció el propio Javier Duarte. No fue una ocurrencia que el Gobernador Miguel Yunes expropiara, en Tlacotalpan, horas antes de la lucha por renovar las alcaldías, una millonaria casa que su acérrimo antecesor compró a través de un prestanombres.

En la actualidad, un escándalo sabe mejor en Veracruz que en cualquier otro estado, quizá por sus antecedentes, quizá por la picardía, o quizá simple y llanamente, porque se ha vuelto tierra propicia para ello. Me queda claro: en este momento, en Veracruz no sólo se disputan 212 alcaldías, también se siembran o robustecen los mejores casos de corrupción, tan buenos que los estados donde se juegan gubernaturas se apresuran a importarlos.

Esto escribí el jueves pasado:

“De nueva cuenta Veracruz le pone sabor mediático a un proceso electoral que involucra a varias entidades. En Veracruz ocurren los casos emblemáticos o simbólicos que importan los candidatos de Edomex, Nayarit y Coahuila, para atacarse o señalarse”.

Y entonces aparecieron tanto el caso de la cuñada incómoda de Morena, como el hospital rebelde a llamarse “Karime Macías”. Veracruz seguirá aportando hasta el 4 de junio, sin duda alguna, la carne mediática suficiente para mantener estas elecciones vivas.

Aún faltan visitas de López Obrador con sus “indirectas muy directas” para Miguel Yunes; restan todavía noticias sobre Javier Duarte que reactivarán el tema de la corrupción; falta lo que se diga del desafuero de Eva Cadena, y todo esto, claro, sin tomar en cuenta los nuevos escándalos que puedan surgir.
alejandroaguirre77@gmail.com

Twitter: @aaguirre_g

www.alejandroaguirre.com