Auxilios jurídicos para después del temblor.

    Un trabajador tiene derecho a pedir un certificado del inmueble donde labora expedido por protección Civil y no una organización particular.


 

El pasado temblor provocó daños muy diversos a la ciudad de México. De ahí que, desde el punto de vista legal, es importante tener información para conocer los distintos tipos de responsabilidad en caso de que nuestras viviendas o inmuebles resultaran dañados. En entrevista, el doctor en derecho Hugo López Medrano, quien imparte talleres de primeros auxilios jurídicos (véase beneficiocolectivo.com), explica que el primer paso es verificar la forma como se adquirieron casas o departamentos. Por ejemplo, si fue a través de un crédito hipotecario es común que bancos o financieras contraten un seguro de daños mientras dura dicho crédito. Sin embargo, hay que ser cuidadosos pues también es frecuente que éste sea bastante limitado y sobre todo orientado a garantizar que el crédito sea cubierto; de ahí la importancia de leer detenidamente los contratos, cosa que no suele hacerse.

No pocas inmobiliarias y constructoras entran en este tipo de acciones, como el reciente temblor está mostrando, y aunque la ley establece una responsabilidad de únicamente cinco años (pese al antecedente de un terremoto como el de 1985), en este momento el derecho civil ofrece posibilidades como la herramienta jurídica de los llamados “vicios ocultos” que pueden llegar a generar una indemnización. Para casos de fraude, lesiones o hasta homicidio imprudencial está el derecho penal, para créditos hipotecarios el mercantil, y sobre riesgos al trabajar en edificios dañados, por ejemplo, el derecho laboral.

En este último caso, puede ocurrir que ante la imposibilidad de laborar o encontrar una sede alterna, se lleve a cabo una suspensión colectiva de labores, acordada conjuntamente y que otorga un mes de sueldo al asalariado, luego un porcentaje negociado y en el último de los casos, que no pueda regresarse al trabajo, la indemnización. Como trabajador se tiene derecho a pedir un certificado del inmueble expedido por el órgano institucional competente, Protección Civil y no una organización particular o algún amigo del patrón, y en caso de que exista una imposibilidad personal para poder regresar a trabajar también es posible llegar a acuerdos de tipo legal tras algunas pruebas como el peritaje psicológico.

Para el doctor en derecho el promedio de un juicio puede ir de 8 a 12 meses, y entre las estrategias sugeridas en casos de viviendas dañadas o inhabitables también está el emprender juicios colectivos, esto es, recuperar la parte social del derecho para que un grupo de personas en situaciones similares pueda conjuntarse, apoyarse colectivamente, y emprender acciones legales en su beneficio.