Santos bati-repelentes de tiburón

Cuando el 12 de Enero de 1966, la serie de televisión Batman vio la luz por la cadena ABC era un completo misterio qué sucedería. Batman ha sido una de las series con peores críticas en las sesiones de prueba de la historia, y aún así se atrevieron a sacarla al aire. Y no detuvieron la aparición de la serie por la gran inversión económica que se había hecho… un Lincoln Futura 55 customizado por George Barris que se habría de convertir en el icónico batimóvil, los trajes con todos sus aditamentos, desde las bati pastillas hasta el batarang, pasando por el infame “bati repelente de tiburones” que usarían para la película de 1966… pero lo más costoso de todo era sin duda la baticueva, se estima una inversión aproximada de unos 800 mil dólares, lo cuál era demasiado en una serie de televisión de la época y más si tomamos en cuenta que no estaba pensada para el horario estelar. Adam West, cuyo nombre real era Billy West Anderson, fue seleccionado sobre Lyle Waggoner, porque al productor William Dozier le habían encantado unos comerciales que West hizo al estilo James Bond para Quik de Nestlé… bueno y porque le gustaba su mandíbula cuadrada.

El show fue un suceso que dio pie a 3 temporadas con 120 capítulos totalmente surreales y rocambolescos, en el documental “El regreso a la Baticueva”, Adam West confiesa que la naturaleza absurda del programa y la rigidez de su personaje le parecían divertidos. Y así lo era, además Adam y Burt, Burt Ward actuaba como Robin, metían chistes con insinuaciones sexuales entre escenas que pasaban desapercibidos para los niños, pero no para los adultos.

Adam fue el rey del mundo de 1966 a 1968, recién divorciado y con un súper exitoso show vivió en varias ocasiones escenas como aquella en la que durante la promoción del show en Nueva York, los periodistas lo cacharon en su suite con dos jovencitas. Y Para aquellos que piensan que el Batman de los 60’s era una total basura, les dejo esto… la calidad de los actores que representaban a los villanos era tremenda, César Romero como el guasón; César fue una gran estrella de Hollywood venida a menos que incluso se negó a rasurarse el bigote para representar al Guasón, por lo que con maquillaje “ocultaron” su famoso mostacho. Frank Gorshin, quien fue uno de los comediantes favoritos de Ed Sullivan, incluso fue nominado a un Emmy por su interpretación del Acertijo. Burgess Meredith era el Pingüino, un actor de método que muchos años después haría uno de sus papeles más recordados, el de Mickey, el entrenador de Rocky. Por supuesto jamás podría olvidar al maestro Vincet Price, amo absoluto del terror, que dio vida a Eggman, el genio de los huevos… literal.

Tras la cancelación del show Adam West quiso zafarse de la imagen de Batman filmando: The Girl Who Knew Too Much, en dónde interpretaba a un cínico matón. A pesar de la gran actuación de Adam la película fue un fracaso. Papel tras papel Adam se veía encasillado, aún si aparecía en papeles secundarios o incidentales esa producción estaba destinada al fracaso. Terminó haciendo presentaciones personales a finales de los 70’s para ganarse la vida.

En los 90’s experimentó un renacimiento, al prestar su voz para diferentes producciones de batman animadas, de hecho hubo un punto en el que Tim Burton lo consideró para aparecer en la película Batman, como Thomas Wayne, el padre de Bruce, cosa que nunca sucedió. Conan O’Brien escribió un piloto sobre un actor frustrado que fue encasillado en un papel, fue estelarizado por Adam West y si no lo han visto, se los recomiendo muchísimo, lo pueden descargar por youtube, es de 1991 y se llama Loockwell. Era demasiado pronto para ese tipo de humor, quizá 10 años después y hubiera funcionado,; y si no me creen, Seth Mcfarland utilizó a Adam West exitosamente no sólo para prestar su voz en la serie animada Padre de familia, sino también para incluirlo a él como personaje. De hecho era el Alcalde de la ciudad de Quahog, lugar donde se desarrolla la historia, un tipo sumamente extravagante, pomposo y rídiculo, muy como era nuestro querido Adam West. Durante 3 décadas Adam West se convirtió en un excelente actor para series animadas, desde Los Simpson hasta Family Guy, pasando por montones de especiales hechos por DC comics sobre Batman.

Con la muerte de Adam West, muere no sólo un gestor de recuerdos, sino una parte importante de la televisión, un hombre que fue estrella por 3 temporadas, por no usar moldes de plástico en su pecho… porque él era Adam West… un personaje incluso por encima de Batman.

En 1970 Cubby Broccoli, productor de las primeras películas de James Bond se acercó a ofrecerle el papel del famoso agente para la película Diamonds are forever. Adam no aceptó porque pensaba que ese papel debía ser interpretado exclusivamente por histriones ingleses. Descanse en paz Adam West, ojalá en su ataúd sea enterrado con su bati repelente de tiburones, descanse en paz el único actor que ha hecho bailar a Batman, descanse en paz el creador del Batusi a go go.