Series animadas para adultos… más allá de los Simpson

Si piensas que las caricaturas o animaciones son sólo para niños, aquí te mostramos series de animación que plantean temas adultos y que tienen diálogos a la altura de cualquier serie dramática.

Archer

Un espía guapo pero absolutamente estúpido y engreído es el personaje central de la serie, Sterling Archer;  quien por cierto trabaja para su madre una ex espía ya retirada que dirige su propia agencia de inteligencia. Archer es una parodia de películas y series con temática de espías, plagada de acción, sexo, drogas, sexo, armas, sexo, intrigas y por supuesto, más sexo. Su estilo realista a lo años 70’s le da un toque único, al igual que la ambientación anacrónica, que mezcla elementos tecnológicos y de diseño actuales con aparatos y vestimentas de épocas pasadas y en particular provenientres de la Guerra Fría. Archer es igualmente engreído que divertido, por lo que en cada capítulo hay un festín de tonterías que dan mucha risa… ah y por cierto, tiene mucho sexo, no sé si ya lo había mencionado.

Rick y Morty

Se trata de las aventuras del científico alcohólico, que es considerado la mente más brillante del universo, Rick Sánchez y su nieto Morty viajando por la Galaxia y un sinfín de universos paralelos. La serie surgió como una parodia de Marty McFly y Doc, los protagonistas de Volver al Futuro, pero agregándole un surrealismo delirante. Portales dimensionales, viajes en el tiempo, un adolescente paranoico y obsesionado con el sexo, y un abuelo completamente asocial y extravagante, son los ingredientes de una serie realmente única, llena de guiños al mundo de la ciencia ficción pero abordados con mucho cinismo.

 

The Boondocks

Lo que podría parecer una serie que intenta acercarse a los anime japoneses, acaba siendo una crítica hacia el racismo cargada de un fuerte componente político y referencias constantes a temas complicados como la conspiración del 11-S o la vida de Martin Luther King. Aunque las criticas están centradas en el racismo que se vive en la sociedad norteamericana, si llega a resultar emotiva y cercana. Aquí podemos ver el choque de mundos cuando los hermanos afroamericanos Huey y Riley Freeman se mudan a casa de su abuelo en un suburbio rico y en donde todos son gente blanca., a excepción de los sirvientes que son afroamericanos y latinos.

BoJack Horseman

De la misma forma que en “Birdman” Michael Keaton intentaba sobrevivir al olvido por parte del público, y trata de relanzar su carrera dejando a un lado el papel que lo encasillo, BoJack hace lo propio para recuperarse tras terminarse el show de televisión en el que era el protagonista. La diferencia con “BoJack Horseman” es que en la película de Iñárritu el hombre se convertía en pájaro y, aquí, el actor es un caballo con tendencias rebeldes sumido en el caos de Hollywood. Irresponsable, ególatra, machista y cargado de falsedad, son los elementos que hacen de BoJack un personaje que al principio detestas pero del que luego te enamoras.

Las series para adultos viven un buen momento y es que la mayoría de quienes las vemos, crecimos viendo caricaturas, así que el lenguaje animado nos viene bien a la hora de abordar  “temas serios”, aunque más bien dejan en claro, que no hay tal cosa como los “temas serios” o que no puedan ser abordados por la comedia ácida.